miércoles, 16 de julio de 2014

¿Desayunar, o frenar el cambio climático?

eldiario.es

Las diez grandes compañías alimenticias, que monopolizan todo lo que comemos, no hacen lo suficiente para tratar de manera justa a las mujeres, detener el acaparamiento de tierras o acabar con el cambio climático, culpable de las crisis alimenticias.

sábado, 28 de junio de 2014

ARBOLARIO: almendro (Prunus amygdalus)

De “La magia de las plantas”, de Ignacio Abella (El bosque habitado, Radio 3)
Inmenso almendro en flor,
blanca la copa en el silencio de la luna.
el tronco negro en la quietud total de la sombra:
cómo, subiendo por la roca agria a ti,
me parece que hundes tu troncón
en las entrañas de mi carne,
que estrellas con mi alma todo el cielo!
Juan Ramón Jiménez

Se cree originario de las regiones montañosas del sudoeste asiático, aunque se cultiva desde tiempos inmemoriales en el Mediterráneo. Su floración, que comienza hacia el solsticio de invierno, ha inspirado infinidad de poemas y lienzos y esa misma belleza y precocidad le han servido también para introducirse como ornamental en muchos jardines. Pocos árboles necesitarán menos cuidado y darán tanto por tan poco. De sus frutos se obtiene leche y aceite, mazapanes y otros postres; del árbol se obtiene sombra y refugio, leña y madera y sobre todo un paisaje que despierta antes que ningún otro a la luz y el calor y el aroma de las primaveras. Una flor que nace antes de que cualquier atisbo de hoja presagie el buen tiempo, sobre el leño que, desnudo, aún parece dormido. Este hecho sin duda tuvo mucho que ver en la rica mitología de éste árbol y Frazer asegura: “Tenemos por cierto que en la cosmografía frigia se representaba como un almendro al padre de todas las cosas, quizá a causa de ser sus delicadas flores sonrosadas uno de los primeros heraldos de la primavera.

Nombres y variedades


Aunque hay muchas variedades diferentes, aquí solo distinguiremos las dos principales, el almendro amargo y el almendro dulce. El primero da todas sus almendras amargas, en el segundo solo se encuentra una muy pequeña proporción de amargas y el resto son las almendras dulces que utilizamos habitualmente. El almendro amargo se usa habitualmente por su mayor vigor como portainjertos del dulce.

Historia y tradiciones

“El almendro juega un papel bastante importante en los cuentos populares, en las leyendas mitológicas y en las costumbres de boda. Las almendras reemplazan generalmente a las nueces y avellanas en las ceremonias nupciales de los checos. En los cuentos populares de Casentino y otros países, la almendra reemplaza a la avellana o la nuez encantada, que oculta algún tesoro maravilloso”. A. de Gubernatis

Sus orígenes, mitológicos fueron largamente explicados en la antigua Grecia, donde algunas versiones aseguraban que cuando Filis murió por amor fue transformada en un almendro. Otras cuentan en cambio que cuando Cibeles enterró a Io, la hija del rey Midas, de su tumba brotó un almendro. Y por fin otra leyenda cuenta que Zeus eyaculó durante un sueño y de su semen caído en la tierra, nació Agdistis, un ser hermafrodita al que los demás dioses castraron por envidia. De su miembro cortado brotó un almendro y la hija del dios-río Sangario tomó una almendra del árbol y la puso en su seno. Quedó entonces embarazada y tuvo a Atis, cuyo nombre frigio significa ‘macho cabrío’, pero también ‘el bello’. Atis fue criado y alimentado por un macho cabrío y cuando se hizo mayor Agdistis se enamoró de él. Las diferentes versiones que a su vez narran ésta historia, terminan en tragedia. Atis se castra bajo un pino y muere. De su sangre surgirán las violetas y Agdistis instituirá en su memoria una cofradía sacerdotal y una fiesta.

La mitología judía en torno al almendro es extraordinariamente rica. ‘Luz’, tal como suena en castellano es por una extraordinaria coincidencia el nombre hebreo de éste árbol y de su fruto; y por la base de un almendro se penetra en la ‘Ciudad de Luz’, una mágica morada de inmortalidad. El candelabro que manda hacer Yavé, tiene “cálices a modo de flores de almendro”. Parece hecho a imagen del árbol florido, en su momento más radiante y luminoso.

“Según la tradición oral de los esenios, que difiere en muchos aspectos de la información contenida en el Éxodo, Moisés era hijo de la hija del faraón, no engendrado sino originado de una almendra que un ángel de Jehová, Dios de Israel, le entregara secretamente en On-Heliópolis. El faraón envió asesinos para matar al niño, cuyo nombre real era Osarshiph, pero la partera israelita lo ocultó en el cesto de cosechar y lo confió a las aguas del Nilo. Josechebed, esposa de Amram, pastor de Goshen, lo encontró entre los juncos, lo llamó Moisés, que significa “sacado”, y lo llevó a su casa. En su juventud Moisés regresó a On-Heliópolis y con una maravillosa demostración de fuerza e inteligencia atrajo la atención de su abuelo el faraón, que ignoraba su identidad. Luego Moisés hizo la guerra contra los etíopes para el faraón; pero cuando las multitudes lo aclamaron, el faraón, celoso, trató de matarlo. Entonces, por orden de Jehová, Moisés provocó las diez plagas de Egipto, usando su vara mágica de almendro y rescató al pueblo elegido de Jehová de su cruel servidumbre en Pelusia”. (Robert Graves- King Jesús)

Es sin embargo la vara de Arón la que muchos siglos después de la génesis de la leyenda, continúa subyugando nuestra imaginación. No manifiesta el poder del báculo de Moisés, pero sí la vida y la belleza que brotan de un simple palo y señalan su elección para el sacerdocio:

Habló Yavé a Moisés, diciéndole: “Habla a los hijos de Israel y haz que te entreguen una vara cada uno de los príncipes de la casa patriarcal, una por cada una de las casas patriarcales, y escribe en cada una el nombre de una de ellas. El nombre de Arón lo escribirás en la vara de Leví, pues cada vara ha de llevar el nombre del cabeza de cada casa patriarcal. Ponlas todas en el tabernáculo, delante del testimonio, desde el cual yo hablo. Florecerá la vara de aquél a quien elija yo, a ver si hago cesar las quejas y murmuraciones de los hijos de Israel contra vosotros”. Habló Moisés a los hijos de Israel y todos sus jefes le entregaron las varas, una por cada casa patriarcal, doce varas; a ellas se unió la vara de Arón, y Moisés las puso todas ante Yavé en el tabernáculo de reunión. Al día siguiente vino Moisés al tabernáculo; la vara de Arón, la de la casa de Leví, había echado brotes, yemas, flores y almendras. (Números 17, 1 a 9)

La tradición islámica verá en la almendra también un símbolo de realización, de la esencia del alma oculta tras una corteza inútil: “Cuando el migrador ha alcanzado la certitud personal, la almendra está madura y la corteza estalla” (Mahmud Shabestari)

Por su parte, el cristianismo, recoge buena parte de éstos sentidos y en las representaciones medievales, la corteza forma una especie de aureola que rodea a las figuras de la Virgen María o Jesús.
Las escuelas místicas han visto en éste fruto el emblema del tesoro, el misterio escondido, que es preciso descubrir. La luz, la sabiduría que es preciso alcanzar para alimentar nuestro espíritu.

Cultivo y reproducción

Prefiere tierras francas, más bien calcáreas y profundas. Sin exceso de humedad. Soporta mal los fríos intensos, especialmente los tardíos en primavera. Antiguamente se ha usado la variedad amarga, sembrada de asiento en las lindes, para formar setos o cercados vivos, muy duraderos en terrenos áridos. Como curiosidad a experimentar, copiamos el sistema de siembra que propone Herrera: Se siembra en octubre y noviembre y hasta febrero en sitios fríos. Antes de sembrarlas se tienen en agua con estiércol 3 o 4 días y otros tantos en agua con miel (que la miel quema mucho) o con leche. Se ponen con la punta hacia abajo, a un palmo de distancia y cuatro dedos de profundidad. Las almendras para fruto también se siembran de asiento, pues de esta manera las raíces profundizan más y aguantan mejor las sequías. Mediante el injerto, se consigue que aquellos árboles que dan fruto amargo lo den dulce. Suele hacerse en primavera, por el sistema de escudete o canutillo para los árboles jóvenes. Sirve como porta injertos de otros Prunus: melocotoneros, ciruelos, albaricoques. Otro sistema de reproducción es el de estaca o barbados que nacen al pie y se arrancan y trasplantan en invierno. Aunque algunos labradores sostienen que éste cultivo no precisa abonado, conviene aportar estiércol bien maduro y mantener cubierto el terreno mediante acolchados, leguminosas, forrajeras o abonos verdes. La poda adecuada, que durante la formación se hace normalmente dejando tres ramas principales y la fecundación de éste árbol (se intercalan para ello pies de variedades diferentes) son importantes para este cultivo. La temprana floración del almendro es una verdadera bendición para las abejas, tan necesitadas en éstas épocas.

La recolección se hace a mano o por vareo, cuando la corteza exterior se abre. Se golpea con cuidado de no dañar a éste árbol sensible a las heridas. Antes de amontonar las almendras, se asolean extendidas para que estén bien secas y no se enmohezcan.

Usos y propiedades

En confitería se usa de mil modos. La almendra molida con azúcar es un postre de origen persa que en al–ándalus se conocía como Faludaj y hoy llamamos mazapán. El aceite de almendras, que se extrae por presión en frío, sirve sobre todo en cosmética, para la preparación de cremas y, perfumado o no, se usa como aceite de masaje. La leche de almendras, se ha usado en cosmética y alimentación, a veces para sustituir otras leches cuando se tienen problemas de asimilación. Pero también se ha usado como condimento para toda clase de platos. Va muy bien con las carnes y es ingrediente esencial de la salsa romescu. Asimismo se usa tradicionalmente en Navarra para hacer la salsa espesa de harina, aceite y almendras, que acompaña los exquisitos guisos navideños de cardo.

Las almendras amargas revisten cierto peligro si se comen en cantidad, aunque su sabor es un buen efecto disuasivo. Se dice que algunas personas especialmente sensibles pueden presentar síntomas graves con sólo ingerir 10 de éstos frutos y pueden morir con 20. Sin embargo se sostiene también desde antiguo, que 4 o 5 almendras amargas, evitan los síntomas de embriaguez aunque se abuse del alcohol.

La madera se usa en ebanistería y torneados, por su dureza y docilidad y por su grano fino que permite obtener buenos acabados. Con la base de su tronco se hacían recios mazos de carpintero.

Manual de compostaje doméstico


ecoagricultor.com



Manual de Compostaje editado por la Diputación de Segovia.

Cuentos sobre el clima

librerialibros10.es

Selección de cuentos relacionados con el clima. No son libros que sólo hablen sobre dicho tema, sino que intentan dar respuestas a las preguntas puede hacerse un padre, madre, abuela, educadora...

Marzo ventoso y abril lluvioso hacen mayo florido y hermoso




jueves, 5 de junio de 2014

Cajas nido



Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente hemos mimetizado las cajas nido que nos dejaron los amigos de Alternativa Cultural Valdejalón y así tenerlas preparadas para cuando comience la época de cría poder colocarlas.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Biodiversidad cada día

cuadernosdepedagogia.com

Carmelo Marcén Albero
IES Miguel Catalán, de Zaragoza

Hay una biodiversidad de libro, parecida a la que se estudia en los cursos escolares. Nos hemos aproximado a ella a través de clasificaciones y listados de seres vivos que nos han interesado más o menos a lo largo de toda la enseñanza obligatoria. Nos gustaban más las plantas y animales que salían en las enciclopedias del medio natural. Pero lo que nos atraía, de verdad, desde niños, eran las imágenes de animales espectaculares, en especial los que vivían en países lejanos o tenían tamaños descomunales. Alguien dijo que esta inclinación surgió tras el continuo visionado de filmes animados de Walt Disney, como Dumbo o El libro de la selva, y que continúa con los grandes documentales que a menudo nos sirve National Geografic. La mayor parte de las veces, la biodiversidad, como espectáculo, prevalecía ante las demás visiones formativas. Sea por lo que fuere, el hecho es que ya de niños somos capaces de nombrar a más animales africanos que a los que habitan en el entorno más cercano. Afortunadamente, en las dos últimas décadas se han proyectado bastantes reportajes que nos presentan plantas y animales más cercanos. De ellos se explican detalles de su vida, que aparece condicionada por los ritmos estacionales y por otras especies vivas. Una pincelada de realidad surgió en los documentales españoles a partir de las emisiones de Rodríguez de la Fuente. Se pueden visionar, merece la pena que los más jóvenes lo hagan, en la web de RTVE. Ahora se presentan materiales más completos, con una perspectiva múltiple. Así se puede comprobar en los que concurren a certámenes de cine ecológico como el Festival International du film de l’environnement de París FIFE y el Green Up Film Festival. También son interesantes los materiales expuestos en Planète Honnête, Environnement&Widlife Film Festival and Forum de Nueva Delhi, Wildscreen o en el portal del Festival Ecozine, de Zaragoza.

Una relación compleja

Sin embargo, hay otra biodiversidad todavía más próxima, que encontramos tanto en casa como cuando salimos a la calle. Rodearnos de animales (la domesticación comenzó en el Neolítico) y de plantas (los jardines de Babilonia causaban gran admiración) es una costumbre ancestral que no ha hecho sino crecer. Es como un amor y desamor continuo. Quedan lejos los tiempos de la urbanización medieval cuando se construían muros para protegerse de la naturaleza circundante (de animales, inclemencias del tiempo y otros desastres) o de los enemigos. En el mundo urbanizado en el que vivimos, cada día se cotiza más lo que evoca lo natural. Sería por eso que, a mediados del siglo XIX, surgió el primer parque público en una ciudad, cerca de Liverpool.

Ahora, los urbanitas, tanto en ciudades como en pueblos, disponen de más áreas verdes que nunca. Allí se reproduce de forma resumida la naturaleza. Estos espacios albergan muchas especies vegetales y animales, para el solaz colectivo, como sucede con la iniciativa Barcelona pel Medi Ambient o en Vitoria con su anillo verde, por citar solamente dos ejemplos representativos. Aun así, muchos ciudadanos planean salidas de fin de semana para sumergirse en una naturaleza menos antropizada y disfrutar de otros seres vivos. ¿Será una necesidad o mostrará algo de disfunción en la organización social de la vida cotidiana? Puede que obedezca al influjo de la moda. Quizás también haya algo de unión afectiva, que tendremos que saber explotar.

La presencia de los animales en nuestras vidas es continua. Se hace visible en forma de animales de compañía y especies invasoras. Los primeros se han convertido en una de las señas de identidad de esta sociedad. En cierta manera concentran una parte importante de nuestra afectividad hacia la biodiversidad, aquellos placeres de los que hablábamos en el capítulo anterior. Sin embargo, como en otros muchos latidos sociales, vivimos en la paradoja. ¿Cómo, si no, se explica el hecho de que en España haya más de 22 millones de mascotas y se abandonen 150.000 animales de compañía al año? Así lo denunciaba un reportaje de RTVE y diversas organizaciones de protección de animales. El daño irreparable que se les causa a ellos y al medio ambiente, cuando se los libera sin condiciones, nos debería hacer recapacitar. Además, en nuestras ciudades y pueblos se han colado palomas, tordos o cotorras de forma abusiva, tanto, que nos han hecho olvidar que también hay otras aves sedentarias o migratorias que nos acompañan.

La alimentación es otro de los escaparates de la biodiversidad. Preguntarse sobre el origen de lo que comemos ilustra y educa. Reconocer que detrás de la pasta hay un trigo que crece, que un huevo lo pone una gallina, que la leche la produce una vaca, etc., no son vanos ejercicios para empezar a valorar la trascendencia de plantas y animales en nuestras vidas. Desde ahí nos podemos remontar a la consideración de cuestiones de actualidad, como los cultivos transgénicos, que viene denunciando Greenpeace desde hace años. También habrá que valorar el bienestar animal en las granjas, que ya preocupa en la Unión Europea, el vegetarianismo o la alimentación ecológica, o la alimentación global, que sufre constantes vaivenes por las maniobras especulativas de grandes grupos internacionales, como denuncia la FAO periódicamente.

La biodiversidad de cada día nos exige conseguir nuestra cohabitación con los pulsos vitales de la naturaleza, con los de los seres vivos que le dan forma. Dice la FAO que “alcanzar la seguridad alimentaria para todos está intrínsecamente vinculado al mantenimiento de la biodiversidad” y a impulsar esta tarea se dedica desde hace algunas décadas. Porque en realidad, la biodiversidad que en su significado estrictamente enciclopédico era un sistema ecológico se ha convertido hoy en un producto cultural y social. Así se pone de manifiesto en el Informe 2012, Planeta Vivo, que WWF titula Biodiversidad, biocapacidad y propuestas de futuro. Deberemos esforzarnos para saber leer la biodiversidad cotidiana, para reconocer lo que ofrece. De entrada, se puede empezar por disminuir el actual desperdicio de alimentos, cuya producción ha tenido tantos costes para la biodiversidad. La FAO proporciona muchos datos de interés en Food wastage footprint. Impacts on natural resources. También se puede reparar en la influencia que para la salud humana tiene el mantenimiento de los ecosistemas y los seres vivos que los forman si se leen con detenimiento los informes Ecosistemas y Bienestar humano. Síntesis sobre salud y Cambio climático y salud humana, ambos de la OMS, y el dossier El papel de la biodiversidad, de Fuhem.

miércoles, 30 de abril de 2014

Senderismo Familiar



Con la actividad Senderimo Familiar organizada con motivo de la Semana Cultural de Alpartir tenemos la oportunidad de compartir una jornada de convivencia y medio ambiente con toda la Comunidad Educativa.


Así, con la colaboración de la Asociación Medioambiental 'la Butrera' de Alpartir realizamos una marcha senderista por los senderos de la localidad para promover la participación en actividades en contacto con la naturaleza que nos permita conocer juntos nuestro entorno y, a su vez, realizar actividad física.


La salida la hacemos todos los participantes juntos y al salir del pueblo nos separamos para hacer dos recorridos, uno corto (7 km) para Infantil y 1º-2º-3º de Primaria, y otro largo (14 km) los de 4º-5º-6º de Primaria, si bien en ambos se hace interpretación del paisaje, observaciones, descansos y juegos.


Ortigas Viejas


El Puerto


jueves, 24 de abril de 2014

Fiesta de la Primavera



 Rita, nuestra cigüeña planetaria, nos visitó durante la celebración de la Fiesta de la Primavera que hicimos en el merendero de Alpartir.

viernes, 4 de abril de 2014

Rita en Alpartir


 
Tras recibir estos meses atrás postales de Rita -nuestra cigüeña planetaria- desde Venecia, Vietnam o Bucarest, ya la tenemos por Alpartir.


Parece que está pensando quedarse una temporada. A ver si hay suerte y consigue hacer el nido en la torre de la iglesia.

Aunque no lo parezca, hay una cigüeña...

domingo, 30 de marzo de 2014

Entrevista a Heike Freire

blog.tiching.com

Heike Freire: “En educación, el contacto con la naturaleza es vital”


 
¿Qué es la educación en verde?
 
 La educación en verde consiste en acercar a los niños a la naturaleza para que puedan aprender de ella. El contacto con la naturaleza es vital para los seres humanos y, especialmente, entre los más pequeños ya que son muchos los beneficios que nos proporciona.

¿Cuáles son las principales ventajas de este acercamiento?
 
 Los niños que crecen en contacto con la naturaleza tienen sentimientos más positivos sobre sí mismos y los demás y, asimismo, desarrollan un fuerte sentimiento de amor y armonía con el mundo. Todo ello, les permite disminuir el impacto por estrés, un aspecto especialmente importante en la sociedad actual.

Estas ventajas, ¿en qué se traducen a nivel educativo?
 
 Permiten mejorar el desarrollo cognitivo ampliando así la capacidad de razonamiento y de observación.

¿Y se reduce el fracaso escolar?
 
Sí, ya que no sólo proporciona los beneficios antes mencionados, sino que también les brinda la posibilidad de desarrollar de manera natural su psicomotricidad, sus habilidades, su capacidad de resolver problemas y su sociabilidad. Además, potencia la imaginación, creatividad y la capacidad de maravillarse, aspecto decisivo para fomentar la motivación en los niños.

¿Qué problemas aporta la falta de contacto con la naturaleza?
 
 El periodista americano Richard Louv planteó la hipótesis de la existencia del “Trastorno por déficit de naturaleza”, bajo el cual se agrupan distintas enfermedades cuya causa común podría ser la falta de contacto con nuestro entorno natural.

¿Cuáles son las enfermedades que pueden derivarse a causa de esta carencia?
 
Se trata de dolencias como la depresión, el estrés, el déficit de atención-hiperactividad o la ansiedad. La falta de contacto con actividades al aire libre, especialmente en edades tempranas, puede provocar la devaluación de los sentidos, dificultades de atención y elevados índices de enfermedad física y emocional.

¿Qué se puede hacer desde las escuelas para amortiguar esta problemática?
 
 Acercar los niños a la naturaleza. Hay una escuela infantil cerca de Edimburgo en la que desarrollan todas sus actividades en el exterior. Tienen detectados 20 sitios donde realizar las actividades escolares y estar, a la vez, resguardados del viento y del frío. Cuando fui a visitarlos, un niño me guió hasta donde estaban sus compañeros, en medio del bosque, en un lugar prácticamente imposible de encontrar. Y es que, como ya he remarcado, el contacto con la naturaleza tiene muchos beneficios, y refuerza el sentido de independencia, autonomía y agudiza la orientación.

En este sentido, ¿cree que están los sistemas educativos actuales adaptados a la educación en verde?
 
 No, la educación debe sufrir un giro, hay que reorientar programas y los contenidos deben enfocarse hacia aspectos menos abstractos. Uno de los problemas con los que nos encontramos es que estudiamos la naturaleza a través de la pantalla del ordenador y no vamos a descubrirla. Estamos haciendo una educación ambiental excesivamente global.

¿Qué debería cambiar en las escuelas?
 
 Las escuelas, en general, deberían tener un enfoque más ecológico, si bien es cierto que hay muchas de ellas que ya están trabajando en esta línea. Una práctica muy interesante es convertir los patios en huertos, jardines o granjas. Además de los beneficios que éstos aportan a los alumnos por el contacto con la naturaleza, gracias a estos espacios también se puede aprender matemáticas, lengua u otras asignaturas. Otras iniciativas interesantes pueden consistir en crear aulas al aire libre o introducir materiales de la naturaleza en las clases.

¿Y a nivel académico?
 
 Desde las escuelas se deben transmitir valores positivos de respeto y compromiso por el planeta. Es conveniente incentivar el entusiasmo e interés por la naturaleza a los niños sin imposiciones. También debería modificarse la forma en que se enseñan los contenidos de carácter ecológico ya que hay investigaciones que concluyen que, si educamos a los niños con los ejemplos de los desastres que el ser humano provoca, se acaba produciendo el efecto contrario al deseado. Debemos desarrollar el contacto con la vida y enseñarles a respetar y relacionarse con la Tierra para que puedan llevar vidas sostenibles en el futuro.

Finalmente, ¿cómo se puede compatibilizar este tipo de educación con las nuevas tecnologías?
 
 No es incompatible. El problema es que actualmente los niños pasan demasiadas horas delante de una pantalla y encerrados entre cuatro paredes. Nos hemos convertido en esclavos de las nuevas tecnologías y debemos aprender a gestionarlas para ponerlas a nuestro servicio. Los niños necesitan a la naturaleza ya que tienen la necesidad vital de respirar aire puro, moverse, poder tocar las plantas y los animales… Por ello, debemos reflexionar sobre la necesidad de relacionarnos con el entorno natural.

viernes, 21 de marzo de 2014

Día del Árbol


Como cada curso desde hace varios años, nos hemos reunido los Protectores Planetarios de Almonacid de la Sierra, Herrera de los Navarros y Alpartir para celebrar el Día del Árbol en una jornada de convivencia.


En esta ocasión hemos podido realizarlo el 21 de marzo en Almonacid de la Sierra aprovechando la celebración de dos eventos.


Por un lado, el Día Internacional de los Bosques con la intención de concienciar al alumnado de la importancia de los bosques, su utilidad y su cuidado. De esta forma reconocemos la función vital de los bosques y nos comprometemos a colaborar en la protección de estos ecosistemas vitales.


Por otro, celebramos el centenario de los plataneros que rodéan la fuente de la Plaza San Nicolás de Almonacid.

 

Así, en una jornada de convivencia y medio ambiente hemos estado realizando distintas actividades todos los Protectores Planetarios: talleres, repoblación de varias especies de coníferas y arbustos, danzas...

Talleres

Repoblación de varias especies de coníferas y arbustos

Danzas

Espectáculo de magia
Gracias al colegio de Almonacid de la Sierra por la organización del encuentro y a las distintas entidades que han colaborado, como el ayuntamiento, Raquel y Judith de Nómadas,  COVIRAN, o los Agentes de Protección de la Naturaleza de la comarca.

sábado, 1 de febrero de 2014

Crear y manejar un huerto escolar

magrama.gob.es

Crear y manejar un huerto escolar es una publicación de la FAO de 2006 que se sustenta en experiencias de creación y manejo de huertos escolares llevadas a cabo en todo el mundo.

Este manual está destinado a todas las personas interesadas en iniciar o mejorar un huerto escolar (profesores, padres, alumnos y otros miembros de la comunidad educativa), en particular si pretenden cultivar buenos alimentos y aprender a comercializar sus productos. El rango de edad propuesto para los alumnos es de 9 a 14 años.

El manual guía al lector a través de todos los pasos para planificar y llevar a cabo un proyecto de huerto: su objetivo, cómo obtener ayuda, preparar el terreno, y las distintas etapas del cultivo de los vegetales. Hay secciones sobre cómo organizar el trabajo, y se dedica un capítulo aparte a la motivación. En los apéndices hay fichas de alimentos, fichas sobre nutrición y notas de horticultura sobre algunos cultivos comunes. En cada capítulo se incluyen también consejos prácticos, indicaciones sobre cómo motivar a los niños, a las familias, a los colaboradores y a la comunidad; e indicaciones sobre materiales informativos.

Otros capítulos incluyen resúmenes de lecciones para desarrollar en el aula que complementan y apoyan las actividades de horticultura. No sólo se centran en los conocimientos y las capacidades, sino también en la concienciación, las aptitudes para la vida, las actitudes y los comportamientos.

Las clases de horticultura tienen un enorme valor educativo, ya que vinculan la teoría con la práctica y refuerzan el aprendizaje en el aula con el trabajo y la observación en el huerto.