domingo, 17 de noviembre de 2013

Huerto Ecológico Escolar

alaya.es

El huerto escolar es un recurso educativo cada vez más conocido y utilizado, como tal, es evidente que deben prevalecer los criterios pedagógicos sobre los agrícolas, que todo su planteamiento y tareas han de tener sentido en aras a ayudarnos en nuestra actividad docente. No se trata sin más de una parcela en la que cultivamos tomates y lechugas, sino que debemos entenderlo como un espacio dentro del Centro en el cual vamos a abordar una serie de contenidos encaminados a desarrollar las capacidades de nuestros alumnos.

Con la herramienta huerto vamos a poder trabajar, por ejemplo, la lateralidad, la orientación espacio-temporal, la motricidad fina, la exploración con los sentidos, podemos plantearnos preguntas y desarrollar estrategias de investigación, realizar observaciones de seres vivos, interrelacionar conceptos de diversas áreas…. También podremos trabajar el lenguaje a través de adivinanzas, refranes; la historia siguiendo la pista al origen de los cultivos y su uso en diferentes culturas; las matemáticas calculando superficies a abonar, cantidades de semillas, pesos recolectados, etc.

Y además de todo esto, podemos prolongar el trabajo en el aula elaborando calendarios, gráficas sobre el tiempo, investigando en internet o en la biblioteca, transformando los frutos obtenidos en mermeladas, tiñendo prendas con algunas de las plantas recogidas, etc.

Con estas y otras actividades desarrollamos la socialización y el trabajo en equipo, organizado, secuencializado y respetando los turnos naturales, favorecemos la valoración del propio esfuerzo y su relación con el aprecio a los productos conseguidos, la importancia de la constancia y el orden, etc.

Trabajando con elementos tan primarios y vitales como la comida, el agua, la tierra y el sol, el huerto escolar nos proporciona el soporte idóneo para que se materialice el espíritu creador del niño y la niña de forma tangible.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada