lunes, 22 de octubre de 2012

La forma más limpia de reciclar

amarilloverdeyazul.com

Una de las maneras más fáciles de reciclar el aceite de cocina ya sucio es convertirlo en jabón.

Materiales:

- 125 cm3 de aceite usado de cocina
- 20 grs. de soda cáustica (sosa, hidróxido de sodio): ¡Ojo, es peligroso!
- 100 cm3 de agua
- Sal (en caso de necesitarla)
- Aceite esencial o perfume (para darle aroma en caso de desearlo)
- Cuchara de palo o batidora eléctrica
- Recipiente hondo y de boca ancha para mezclar
- Papel para desmoldar
- Molde con la forma que deseemos darle a los jabones
- Guantes y protección para ojos: ¡Ojo, es peligroso!

Preparación:

Lo primero que hay que hacer es filtrar el aceite usado por un colador o tela y, de esta forma separar los restos sólidos del aceite. Una vez filtrado el aceite pesar la soda cáustica sobre un pedazo doblado de papel. ¡Nunca tocarla directamente! Verter el aceite y el agua en un cubo grande y revolver con la barra o batidora eléctrica hasta que se haga una emulsión. Agregar cuidadosamente la soda cáustica, lentamente y revolver todo el tiempo. Seguir revolviendo hasta que se forme una goma gruesa. Esto podría tomar media hora o un poco más. Si después de media hora, aún no se consigue una especie de goma, revolver con 4 cucharadas de sal. Agregar el aceite esencial o el perfume si se desea que tenga un olor especial. Verter en molde y esperar algunos días a que solidifique.

Usar este tipo de jabones sólo para limpiar objetos ya que su PH no está controlado para el cuerpo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada